Prioridades a la hora de comprar una vivienda

¿Estamos locos o qué? Lo triste es que cuando no tienes NADA estás dispuesto hasta a trabajar gratis con tal de ganar experiencia en el sector y optar en el futuro próximo a un trabajo (bien) remunerado. Un círculo vicioso que se retroalimenta y, al paso que vamos, del que veo mala salida  CC:  ENVIADA A “EL PAÍS”: CARTA ABIERTA A UBALDO GOMIZ ¿hoax? está claro que debe ser un proyecto de la carrera pero da la sensación de que la ha plantao en el patio de la comunidad de vecinos: con un par.  Etiquetas bert : metapoli A los que leáis este comentario os invito a realizar un pequeño ejercicio, preguntad a cualquier persona no arquitecto cuales son sus prioridades a la hora de comprar una vivienda. Localización y superficie serán las respuestas (es lo que dicta el mercado). El hecho de ser una buena pieza arquitectónica es algo casual y no será valorado.

Pisos etiquetas: arquitectura, reflexiones, ley, servicios, profesionales no te entra frío,te entra fresquito en el verano ¿o es que te lo vas a poner en invierno?, con ese razonamiento las botas de pelo tampoco sirven pues te dan un calor del copón (en verano, claro). ¿que se te ensucia el pie?, no más que con otras sandalias a ras de suelo y totalmente descubiertas (salvo la suela), una parte de la suela está descubierta, si, pero está lejos del suelo y eso evita bastante suciedad, claro que si te vas a dedicar a pisar cristales o triscar cerros mejor ponte unas botas neumáticas. Amaya sport pablo Ocultar comentarios periódicos y revistas También dijo Vd. que ni los magistrados que llevan el caso, ni nadie más (excepto usted, naturalmente) “puede entender la complejidad del caso”. Finalmente, su aria en la que proclama que “no le remuerde la conciencia, que está orgulloso de su obra y que ha recibido felicitaciones de colegas”. Y para terminar, se duele usted de la “inseguridad jurídica” y la “fuga de inversión” que, siempre a su juicio, ha generado el expediente.

Unos comentarios al respecto: En los años del Boom inmobiliario no pillé prácticamente nada del pastel, sobreviví como autónomo a base de reformas, alguna vivienda unifamiliar, informes, muchos proyectos para poner ascensores en edificios antiguos, trabajillos pequeños aquí y allá; pero siempre intentando darle al cliente algo más de lo que pedía (diseñándole un buen portal aprovechando la instalación del ascensor, ajustando y puliendo distribuciones, seleccionando materiales y formas que ahorrasen dinero, etc.), con lo que conseguí que de unos clientes me llegasen otros y que bastantes repitiesen. Ganaba poco pero lo suficiente para vivir (alquilado) dignamente y hacer uno o dos viajes al año.